Por cuarto año consecutivo, el país se ubica como el máximo reformador de América Latina. Ganó 12 escalones en el informe ‘Doing Business’ 2010 del Banco Mundial que mide a 183 economías.

La Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés) y el Banco Mundial acaban de darle una buena noticia a Colombia. El país se encuentra entre los diez reformadores más activos del mundo y el primero de América Latina.  En otras palabras, esto significa que logró avances regulatorios muy importantes para facilitar al sector privado hacer negocios. Cada año el Banco Mundial hace esta clasificación que denomina Doing Business y que le permite a los países evaluar qué tantos avances han tenido para ofrecer un mejor ambiente a los inversionistas.

En el informe 2010, Colombia se situó en el puesto 37, entre 183 economía del mundo. Ganó 12 puestos (del puesto 49 al 37) frente a la clasificación del año pasado.  Según el Banco Mundial que reveló el estudio en Washington este martes, Colombia reformó en ocho de las diez áreas regulatorias que analiza Doing Business. El país facilitó la apertura de empresas, mejoró el acceso al crédito, agilizó el comercio transfronterizo, fortaleció la protección de los inversores y simplificó los permisos de construcción, el registro de propiedades y el pago de impuestos.

Por primera vez, desde que el Banco Mundial creara el Informe Doing Business, hace siete años, Colombia se ubicó como el país con el mejor clima de negocios en América Latina, superando a Chile (puesto 49) que siempre se ha destacado por el ambiente para los negocios. De acuerdo con el informe, entre los avances significativos de Colombia se destaca la reducción del tiempo para la apertura de una empresa, que pasó de 36 días a 20, a raíz de la creación de la EPS público-privada que asumió la atención del servicio de salud del Instituto de Seguros Sociales ISS, y las mejoras que esta misma entidad realizó en el último año en materia de pensiones, que incluyen la preafiliación en línea y la tercerización del servicio de afiliación.

También se lograron avances en cuanto a la obtención de permisos de construcción, en donde Colombia avanzó 22 posiciones. Varias razones llevaron al anterior resultado: el costo del trámite de una licencia de construcción se redujo en 240 por ciento con respecto a la medición anterior. Igualmente el número de pasos para obtenerla descendió de 13 a 11, mientras que el tiempo para su expedición bajó de 114 días a 51 días.

En el indicador de pago de impuestos, también se hicieron reformas lo que permitió subir 26 posiciones. Las mejoras en este ítem tiene que ver con la disminución en la tasa impositiva, producto de la gradualidad en el pago de los parafiscales para las Mipymes durante sus primeros tres años; y, las mayores facilidades para declarar y pagar los impuestos, a raíz del fortalecimiento del Muisca (sistema de recaudo) y de las adaptaciones tecnológicas de los bancos que pusieron a disposición de sus clientes el pago de todos los impuestos a la Nación por medios electrónicos, explicó el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Luis Guillermo Plata.

En el indicador Protección a los Inversionistas, en donde Colombia pasó del puesto 24 al 5, se destaca la regulación que se expidió para aclarar, en mayor nivel de detalle, los deberes de los administradores de una sociedad, con particular énfasis en lo que se refiere al conflicto de intereses.  En obtención de crédito, se dio un paso importante con la entrada en vigencia a la Ley de Habeas Data, mediante la cual se reconoce la efectividad del derecho de cualquier ciudadano a conocer, actualizar y rectificar la información financiera y crediticia.

El ministro Plata, desde China, destacó que Colombia ha logrado ascender 42 posiciones en este ranking mundial, en los últimos tres años.

“La economía colombiana lleva tres años consecutivos liderando en la región la implementación de reformas en la regulación para facilitar el entorno empresarial, lo cual deja al país en un escenario más que positivo para atraer capitales extranjeros”, afirmó el Ministro desde China donde se encuentra en una gira.

Los demás
Según el Banco Mundial, Perú es el segundo reformador de la región. Ascendió desde el puesto 65 al 56 en la clasificación mundial relativa a la facilidad para hacer negocios, al implementar reformas en seis de las diez áreas que mide el informe.

Reformó la apertura de empresas, el registro de propiedades y el cumplimiento de contratos; también facilitó el pago de impuestos y agilizó el comercio transfronterizo.
Sylvia Solf, autora principal del informe señaló que en general, las economías de América Latina han continuado implantando reformas normativas. Las reformas más populares de la región incluyen la apertura de empresas, el manejo de permisos de construcción, el comercio transfronterizo, el registro de propiedades y la creación de sistemas en línea para el pago de impuestos.

Según el informe, el mayor reformador a nivel global para este año, fue Rwanda, le siguió Egipto, Belarús, la Antigua República Yugoslava de Macedonia, la República Kirguisa y Colombia.