La mayoría de los expertos en economía familiar recomiendan invertir una parte de las ganancias de cada hogar en el ahorro, sobre todo para superar posibles etapas de vacas flacas. Sin embargo, muchos podrían argumentar que en la situación de crisis económica actual el ahorro se convierte en una misión imposible, ya que en muchas casas cuesta trabajo incluso conseguir llegar a fin de mes de forma cómoda, con lo que el ahorro queda reducido a la categoría de fantasía.

Pero lo cierto es que si se pone un poco de nuestra parte, sin tener que esforzarnos o sacrificarnos demasiado, todos los hogares pueden exprimir un poco más su economía particular para conseguir ahorrar aunque sea un poco. En este sentido las posibilidades son muy variadas, pudiendo desde comprar más barato en las páginas de anuncios online hasta sacar algo de dinero gracias a nuestras habilidades.

Por suerte se da la característica de que lo más importante para mejorar nuestra economía del hogar es la imaginación, una virtud que se ve espoleada gracias a la crisis, pues al final los seres humanos siempre han conseguido sobrevivir gracias a la inventiva.

Piensa, por ejemplo, qué tipo de cosas necesitas de verdad, en qué gastos puedes hacer recortes y sobre todo, trata de reflexionar muy a fondo acerca de los posibles caminos que puedes explorar para ganar algo de dinero extra. Seguro que con un poco de tiempo se te ocurren más de dos o tres formas de mejorar la economía de tu casa y conseguir ahorrar un poco más cada mes. De momento te ofrecemos algunas ideas:

  • Opta por el mercado de segunda mano. Una buena forma de ahorrar y ganar dinero es gracias a los seminuevos, ya que podemos comprar lo que necesitemos mucho más barato y ganar dinero vendiendo las cosas que ya no nos sirven. Además, gracias a los clasificados online los márgenes son mayores ya que se eliminan los intermediarios.
  • Invierte en aprendizaje. Sí puedes hacer algo por ti mismo es mejor no tener que pagar a nadie para te solucione la vida. Evidentemente para cosas muy complicadas seguirás necesitando ayuda profesional, pero si aprendemos los principios básicos de algunos arreglos de la casa seguro que nos sentiremos bien cuando ahorremos la factura de cambiar un grifo o pintar una pared.
  • Convierte tus aficiones en negocio. Si hay algo que sabes hacer bien no hay ningún problema en que ganes algo de dinero con esa habilidad. Así que no lo dudes y si tienes mano para la repostería vende pasteles, si te defiendes con un instrumento musical no dudes en ofrecerte para dar clases particulares y si sabes hablar más de un idioma no dejes de aprovechar esta útil habilidad.
  • Intenta ser autosuficiente. Tampoco está mal que intentes apañártelas por ti mismo consiguiendo productos. Si por ejemplo tienes un poco de espacio en tu casa, aunque sea un simple balcón, puedes optar por cultivarte un huerto urbano y ahorrarte algo de dinero en la cesta de la compra. Sí tienes un poco más de terreno, como un pequeño jardín, aprovecha y planta más, comerás mucho más sano y barato.

 

Colaboración de DaniGo